Andrés Alfonso

Nombre: 
Andrés
Apellidos: 
Alfonso
Presentacion: 

Es necesario prescindir de las cavidades intelectuales de mi infancia y a su vez es muy importante señalar que los procesos artísticos aún se llevan a cabo por la intolerable e insaciable búsqueda del conocimiento, que asecha diariamente en el habitad cognoscente de mi particular existencia. Nacido el veintisiete de agosto del año mil novecientos ochenta y tres, en la ciudad de Bucaramanga, recuerdo qué desde muy niño, más o menos a los tres años de edad, empecé a divagar y a incursionar entre líneas, formas y colores; resguardándome en los olores, sabores, sensaciones y emociones que encubren toda cabeza especulativa de cualquier embrión humano; siempre intentando representar la figura humana y así mismo los objetos que la han acompañado en el transcurso peculiar, instintivo e incuestionable de éste planeta.
A los once años de edad pude adquirir mi primera colección de Óleos y Pinceles, y desde allí he intentado manifestar desde muchos ámbitos la representación e interpretación vital que se quiere difuminar en mi cuerpo o dicho de otra forma, he persistido en recrear los sucesos cotidianos que abordan mi capacidad humana de creación; indagando en los libros las preguntas que surgen en los bastidores, escribiendo en mis letras las centellantes respuestas incoherentes de una vida pasajera y delineando los pasos de los días en una voz que se muestra  con los pigmentos útiles para el fundamento de los Soles, de los Vientos o de cualquier otro éter que intente escudriñar en la materia física de mi taller. He tenido la maravillosa oportunidad de escribir letras o versos que la vida misma ha querido regalarme y por medio de ellos, he podido abarcar una mínima parte de mi pensamiento que no intenta entender el andar de los años, pero sí pretende desdibujar el tiempo con mis trazos, interactuando a la par entre carbones, grafitos y pigmentos.
Quiero aclarar que mi capacidad creadora está involucrada particularmente con el autoconocimiento, la autodisciplina y la estupenda rigurosidad que se puede distinguir en el amanecer de las montañas, en el punto intachable que palpita entre la diferencia de la Luz con la Sombra, el crepúsculo del alba, y del fuego con el agua. Es así que en el mes de abril del año dos mil dieciséis, he podido mostrar algo de lo que realizo en mi diario vivir; la Casa del Libro Total decidió abrirme sus puertas, para que una pequeña muestra pictórica titulada “Estudios Inacabados Del Elocuente Silencio”  fuese expuesta ante el cordial público Bumangués, de allí ha surgido “Letras Atrapadas En La Noche Elemental” que es un libro de mi autoría; en dónde se pretende mostrar parte de mi susurro creador y dispuesto al alcance de cualquier habitante de nuestro planeta Tierra. A sí mismo; como dije inicialmente, apenas he empezado con la grata investigación pictórica y literaria que se desarrollan desde la visión sensata de todo estudiante o aprendiz del conocimiento, inclinadas eternamente por el símbolo y el signo, la voz y el silencio, lo lleno y el vacío.