Alberto Penagos

Nombre: 
Alberto
Apellidos: 
Penagos
Presentacion: 

Cuando un joven artista decide abandonar la zona de confort de su propio país en busca de horizontes más amplios podemos deducir que tiene con su oficio un fuerte compromiso. 

Alberto Penagos nació en la Ciudad de México hace apenas 25 años, pero desde pequeño vivió en Cuernavaca, Morelos, a unos 80 kilómetros de esa ciudad capital, es muy probable que ese suelo generoso “la ciudad de la eterna primavera” influyera en su temprana vocación por el color, y la gran población de artistas que la pueblan abriera una puerta que le señaló claramente el camino del arte.

Estudió diseño en la Universidad Internacional y de allí derivó al taller del maestro Jesús Aguirre, quien fue decisivo en su formación artística. En 2007, pese a su juventud, ingresó al equipo de ayudantes que colaboraban en la ejecución de los “Murales” para la Suprema Corte de Justicia de la Nación que realizaba el gran pintor morelense Rafael Cauduro. Tarea que sería determinante en su orientación como pintor realista, alejándolo definitivamente de abstracciones, conceptualismos y otras modas. En 2012 viaja a España donde asiste al taller del maestro paraguayo Luis Fracchia con quién había trabado conocimiento en los años en que éste residía en Cuernavaca.

Penagos ha escogido como su tema principal a la mujer, no se trata aquí de una simple representación de la belleza femenina, hay en el discurso plástico del artista una búsqueda constante de la mujer como mito y como poseedora de un rol social, bien logradas paráfrasis como la que logra al transpolar su interpretación del mito de Perséfone regresando cada año al inframundo, adicta al placer del fruto. O la mujer desnuda rodeada de rostros masculinos que finalmente se transforman en calaveras ¿acaso los despojos de aquellos que pasaron por su vida?, también la mujer aprisionada por la cinta adhesiva, ¿realidad posible en un mundo lleno de violencia o símbolo de las ataduras que la han contenido por siglos?

Técnicamente la pintura de Alberto Penagos se acerca cada día más a la perfección hiperrealista, en los juegos de luz y sombra en que la piel se recrea y el cuerpo parece palpitar dentro de su frágil envoltura. Pasos firmes que a no dudar conducirán al joven artista a un camino seguro dentro del arte contemporáneo.

María Gabriela Dumay
Crítica de Arte, México 2013