Camille Pissarro

Nombre: 
Camille
Apellidos: 
Pissarro
Presentacion: 

Pintor impresionista francés

Nació el 10 de julio de 1830 en Santo Tomás, Islas Vírgenes. En el año 1855 se trasladó a París, donde estudia junto al paisajista francés Camille Corot, pero regresó a Santo Tomás para ayudar en el comercio de sus padres. Viaja a Caracas (1852), acompañado de su maestro Fritz Melbye, y realiza paisajes y escenas de costumbres. Por fin se radica en París en 1855, y asiste a la Escuela de Bellas Artes y a la Academia de Jules Suisse. Conoce a Monet y Cézanne, en la Academia Suiza. Cofundador del Impresionismo, es el único que participa de las ocho exposiciones del grupo (1874-1886). Asociado con la Escuela de Barbizon, aunque pasado algún tiempo decidió tomar parte de los impresionistas, teniendo así representación en todas sus exposiciones. En el transcurso de la Guerra Franco-prusiana (1870-1871), residió en Inglaterra. Durante los años 80 comenzó a experimentar con el Puntillismo. Produjo escenas rurales de ríos y paisajes; escenas callejeras en París como La calle Saint-Honoré después del mediodía, efecto de lluvia (1897, Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid), Le Havre y Londres. Como profesor tuvo como alumnos a Paul Gauguin, Paul Cézanne, su hijo Lucien Pissarro y la pintora impresionista estadounidense Mary Cassatt. Falleció el 13 de noviembre de 1903 en París.

b. 1830, Saint Thomas, West Indies; d. 1903, Paris
Jacob Camille Pissarro was born on July 10, 1830, to French Jewish parents on the West Indies island of St. Thomas. Sent to boarding school in France, he returned after six years to work in his parents’ store. Pissarro abandoned this comfortable bourgeois existence at the age of twenty-two, when he left for Caracas with Danish painter Fritz Melbye, who became his first serious artistic influence.
After returning briefly to St. Thomas, Pissarro left in 1855 for Paris, where he studied at various academic institutions (including the Ecole des Beaux-Arts and Académie Suisse) and under a succession of masters, such as Jean-Baptiste-Camille Corot, Gustave Courbet, and Charles-François Daubigny. Corot is often considered Pissarro’s most important early influence; Pissarro listed himself as Corot’s pupil in the catalogues to the 1864 and 1865 Paris Salons. While Pissarro was accepted to show at the official Salon throughout the 1860s, in 1863 he participated with Edouard Manet, James Abbott McNeill Whistler, and others in the historic Salon des Refusés. At the close of the decade, he moved to Louveciennes (near the Seine, twenty miles from Paris). Working in close proximity with Claude Monet, Pierre Auguste Renoir, and Alfred Sisley, he began to revise his method of landscape painting, privileging the role of color in his expression of natural phenomena and employing smaller patches of paint. This artistic circle was dispersed by the Franco-Prussian War, which Pissarro fled by moving to London in 1870-71. There he met Paul Durand-Ruel, the Parisian dealer who would become an ardent supporter of Pissarro and his fellow Impressionists. Pissarro participated in his last official Salon in 1870.

The years after Pissarro’s return to France were seminal ones. He settled in Pontoise, where he received young artists seeking advice, including Paul Cézanne and Paul Gauguin. He took part in the first Impressionist exhibition in 1874. Pissarro—along with Edgar Degas, one of the Salon’s most passionate critics—was the only artist to show at all eight of the Impressionist exhibitions, the last of which took place in 1886.

Pissarro experienced somewhat of an artistic crisis in 1885. As he had done consistently throughout his career, he opened himself up to fresh influences by meeting with the younger generation, this time with Paul Signac and Georges Seurat, who were experimenting with a divisionist technique rooted in the scientific study of optics.

Pissarro lived long enough to witness the start of the Impressionists’ fame and influence. He was revered by the Post-Impressionists, including Cézanne and Gauguin, who both referred to him toward the end of their own careers as their “master.” In the last years of his life, Pissarro experienced eye trouble, which forced him to abandon outdoor painting. He continued to work in his studio until his death in Paris on November 13, 1903.
Camille Pissarro, nació en 1830, en Santo Tomás (Indias Orientales), murió en París en 1903. Pintor impresionista vivió gran parte de su vida en medio de asedios económicos, pero mantuvo su fe en los objetivos del Impresionismo. Era el hijo de un próspero comerciante judío, Abraham Gabriel Pissarro, y de Rachel Manzano-Pomié. A 12 él años marchó a París para realizar sus estudios y en el ambiente que lo envolvió la ciudad, mostró su temprano interés por el arte; no obstante, de regreso a las Indias Orientales, trabajó cinco años en la tienda de su padre, y ahí, en sus momentos de holganza, influido por el exótico paisaje de la isla y de sus habitantes, se dedicó a hacer bocetos de todo lo que veía. Pero, su padre le negó el permiso para estudiar arte, por lo que Camille se escapó a Caracas, en 1853. Allí trabó amistad con el pintor dinamarqués Fritz Melbye y permaneció dos años en Venezuela. Dada la firme actitud mostrada por el muchacho, en 1855, el padre accedió a sus deseos y marchó a Francia. De esta primera época son las figuras de personas y paisajes de los trópicos que traía en sus bocetos y, entonces, se aventuró en el campo francés, que pintó amplia y cuidadosamente, demostrando ser un fino observador de la naturaleza, condición que siguió siendo muy característica de su arte a lo largo de su vida.
Las enseñanzas académicas, sin inspiración, de la Escuela de Bellas Artes, en la que se había apuntado, impulsó a Pissarro a buscar otras enseñanzas y las encontró en el su tocayo Camille Corot, que le permitió presentarse como su pupilo en una exposición de Salón de Exhibiciones, en 1864. Por ese tiempo, también, se sintió muy atraído por las pinturas de la naturaleza del pintor Jean-Francois Mollet, que trabajaba con Gustave Courbet, el principal defensor del realismo.
Durante el decenio de los 60, Pissarro participó en las discusiones del famoso Café Guerbois, en los que artistas y escritores intercambiaban ideas; además, trabajó con los jóvenes pintores Auguste Renoir y Claude Monet. Pero, escapando de la Guerra Franco-alemana, en 1870, Pizarro y Monet marcharon a Inglaterra y en los museos de Londres vieron pinturas del paisaje británico Además, en Londres, Pizarro se casó con Julie Vellay, anteriormente la sirvienta de su madre, y que ya lo había dado dos de sus siete hijos. Cuando Pizarro volvió a Francia, encontró que su casa de Louveciennes había sido saqueada y habían sido destruidas una gran parte de sus pinturas. Por otra parte, dado el alto costo que significaba vivir en París, alquiló una casa en Pontoise, por los paisajes, porque esos ambientes formaron el tema de su arte durante unos 30 años, y siempre eran cuidadosamente elegidos. "Yo quiero que una mancha tenga belleza"! En Pontoise, vivió con Paúl Cézanne, en 1872, dado que los dos eran pintores-puertas- afueras -, incluso, en medio del invierno.
Los motivos de las pinturas de Pissarro reflejan casas, faetones, árboles, montones de heno, campos, campesinos trabajando, y escenas del río. Nunca son escenas dramáticas; sin embargo, las formas no se disuelven, permanecen firmes y los colores son fuertes; las pinceladas frecuentemente reflejan los cambios de luz, como en "Huerto con Frutas Floreciendo" Aunque sus pinturas fueron vendidas por el distribuidor Paúl Durand-Ruel, que representó a varios de los Impresionistas, Pizarro seguía pasando penalidades económicas, lo se refleja en una correspondencia de más de veinte años que mantuvo con Lucien, su hijo mayor.
Preocupado por problemas de estilo y técnica, se incorporó a las teorías de los Neo-Impresionistas, de Georges Seurat, a quien fue presentado, en 1885, el pintor Paúl Signac. La técnica de Seurat, consistía en lograr las formas mediante un uso meticuloso de pequeñas gotas de color que se yuxtaponían, era el puntillismo. Pizarro pintó así unos cinco años, pero su arte fue impopular y criticado por su propios amigos pintores. Finalmente, Pissarro abandonó el puntillismo, no solo debido a la oposición que encontró, sino porque "era imposible ser fiel a mis sensaciones y por consiguiente para dar vida y movimiento; además, era imposible para ser fiel a los efectos".
Aproximadamente por este mismo tiempo, también tuvo un alejamiento con Paúl Gaugin, que había trabajado anteriormente a su lado, pero ahora había estado envuelto con el nuevo movimiento de Simbolista.
En 1892, sostenida por Durand Ruel, se hizo una gran exposición retrospectiva de sus obras, que alcanzó un gran éxito y, como resultado, tuvo por fin la mayor etapa de estabilidad financiera. Pero, en ese tiempo, casi no podía trabajar, porque sufrió el agravamiento de su crónica infección del ojo; no obstante, del 93 al 97, pintó cuadros de las calles de la ciudad, de noche, con sol, lluvia o niebla. También hizo una serie de escenas del río, en Rouen, siempre con jugando con los tonos de luz.
Pissarro fue el único pintor Impresionista que participó en las exposiciones de los ocho pintores que formaron el grupo. Su bondad, su calidez, su sabiduría, y las palabras alentadoras y paternales no las escatimó para pintores más jóvenes -Monet, Renoir, Cézanne, y Gauguin.
A pesar de que las penurias financieras lo persiguieron hasta cumplir los 60, de los 73 años que vivió, Pizarro nunca perdió fe en el nuevo arte.
Decía:
"¡Uno debe empeñarse en lograr el éxito hasta el mismo final, porque si no es así, no hay esperanza!"
fuente
buscabiografias.comm
http://j.orellana.free.fr/textos/pisarro.htm
http://www.ibiblio.org/wm/paint/auth/pissarro/